Hechizos de amor con ayuda de mandala

 

También puedes visitar: Hechizos de amor, amarres de amor, rituales para el amor

El poder de la mandala – Mandalas – Conociendo el Significado – La palabra “mandala” tiene origen en el lenguaje clásico india. Muchas tradiciones y entendimientos se atribuyen a la mandala. Algunas culturas la entienden sólo con una forma de “círculo”. Pero la mandala es mucho más de lo que podamos imaginar.

Es el elemento de la plenitud, organizador de nuestras bases de vida, es el elemento que nos une al infinito, a las energías cósmicas y, al mismo tiempo, es el canal que nos une a nuestra mente: interacción entre el elemento externo, el cuerpo y el interno, el alma.

En todos los aspectos de nuestra vida, la mandala se hace representar: en el universo, a través de los “círculos celestes” tales como el sol, la luna, la tierra; en la forma conceptual del círculo, representa nuestra rueda de amigos, de la familia y de la comunidad.

Entendiendo la Mandala, podemos cambiar nuestra relación con el mundo, con los amigos, con el planeta.

En las artes plásticas, la mandala es la profusión de colores, el elemento o formas geográficas y símbolos que nos llevan al estado contemplativo. En las civilizaciones primitivas, el ciclo cósmico, representa el calendario anual. En la arquitectura brasileña, encontramos la mandala en la Catedral de Brasilia (en la planta del pavimento superior.

Mandala es una forma perfecta. Cuando es observada o pintada, produce un efecto de “movimiento”, el movimiento del universo, nuestro movimiento interior. Nuestros procesos y vivencias son comprendidos e interpretados a través de ese movimiento, de la meditación. La mandala es un elemento para uso terapéutico, y su eficiencia depende de nuestra reciprocidad e interacción del momento.

En el centro de la mandala, tenemos la representación del hombre. En la geometría, el cuadrado representa el mundo material; el círculo, el mundo espiritual, la divinidad; y el triángulo, con el mundo.

La mandala podrá ser dibujada en el jardín, a través de espacios circulares donde los elementos y colores de las plantas utilizadas favorecer a los moradores o usuarios alcanzar la armonía y paz interior, a través de la contemplación y utilización del espacio.

La mandala es bastante utilizada en la armonización de los ambientes cuando se aplica la técnica del feng shui. Y la mejor forma de captar y estar receptiva al entendimiento y sentimiento de la mandala es a través de la armonía interior, conquistada a través de una alimentación equilibrada, ambiente armónico y paz interior.